Día 117: Tromsø (Noruega)

Día 117: Tromsø (Noruega)

Posted by on jul 25, 2014 in Atando Cabos | 1 comment

image

Hace unos días, en un campamento compartido con más ciclistas que o bien se dirigían a Cabo Norte o volvían ya de allí, surgió la pregunta ¿Qué es lo mejor de viajar? La respuesta fue prácticamente unánime: la gente. La gente que conoces por el camino es, sin lugar a dudas, lo mejor de la experiencia.

Conocimos a Manu, a Teddy y a Mickaël en Alemania, disfrutamos de un día juntos y hoy aquí estamos, en su “pisito” de Tromsø, gozando por un par de días más de unas vistas inigualables y de la buena compañía antes de regresar a casa, a esa jaula de asfalto y hormigón que es Madrid.

Ayer, en el barco que nos trajo desde Honnigsvåg, recordábamos a Adam, otro compañero de aquel campamento que confesó que el de mayor quería ser “gente vieja alemana”: la sala panorámica del MS Polarlys era como un cine de sesión continua para el hormiguero de jubilados teutones que pululaba por el crucero. Por suerte coincidimos con Bruno y Alexandra, una pareja de suizos que también han ciclado durante tres meses desde su casa hasta el norte del continente. La conversación en torno a nuestros periplos ayudó a combatir el tedio de diecinueve horas de mar de fondo y bancos de niebla. Aunque a veces esta se retirase un poco, dando paso a estupendas vistas de los fiordos:

image

En dos días más habremos vuelto a la cruda realidad. Mucha gente nos llama ahora “héroes”, nos dicen que no entienden cómo hemos podido hacerlo, siquiera imaginarlo. Nosotros en cambio pensamos que lo verdaderamente difícil es ir todos los días (todos los meses, todos los años…) a trabajar a la misma oficina o la misma fábrica. A vosotros, los verdaderos héroes, os dedicamos el triunfo.

Read More

Día 115: 71° 10′ 21″ N (bueno, casi casi…)

Día 115: 71° 10′ 21″ N (bueno, casi casi…)

Posted by on jul 23, 2014 in Atando Cabos | 8 comments

Efectivamente, aquí tenéis la tan esperada foto desde el fin del mundo:

image

Seguramente es un poco distinta a la que todos esperábamos, pero el cosmos es el cosmos y tiene estas cosas. Hemos cruzado Europa entera a lomos de nuestras burras y por fin, en lo más alto de la isla de Mageroya, cuando ya divisábamos Cabo Norte (a unos 18 kilómetros), el hombro derecho de Elvira decidió salirse de su sitio de la manera más tonta: al quitarse la chaqueta.

image

Así que ambulancia (gracias, muchas gracias a Maja y a Erik, enfermera y conductor respectivamente, por su trato, más allá de la profesionalidad), hospital, morfina para dormir a un caballo y hombro al sitio de un tirón, ya que la radiografía más próxima sólo era posible a un par de horas de aquí, en Hammerfest. Un poco “Doctor en Alaska”, pero todo bien.

image

Quizá hoy podríamos coger el bus y acercarnos a ver el cabo, pero no sería lo mismo y, en cualquier caso, la meta está alcanzada. Hoy a disfrutar de las estupendas vistas de nuestro hotel en Honnigsvåg, mañana ferry hasta Tromsø, el domingo volamos a Madrid y el lunes, ya en casa, veremos que nos dice el médico.

Ya veis: en ocasiones, a pesar de poner todo tu esfuerzo, tu ilusión, tu empeño… en alcanzar la meta, no te llevas el premio ¿He dicho que no hubo premio? Perdón, nosotros somos gente de suerte: hemos atravesado nueve países, conocido a gente estupenda, pasado por momentos estupendos y otros absolutamente horroros… bueno, por momentos no tan buenos, y ahora para acabar hemos conseguido billetes para volver a casa tardando sólo cuatro días ¿Sólo? Sólo, y encima dos los pasaremos en Tromsø, en casa de nuestros amigos de The Happiness Way (Franceses de camino a Noruega en bici, a quienes conocimos en Dinamarca) ¿Se puede pedir más?

Muchas gracias a todos los que nos habéis escrito, y a los que no nos habéis escrito también, que sabemos que ahí estáis.

¡¡Nos vemos pronto!!

Read More

Día 112: Elvebakken (Finnmark, Noruega)

Día 112: Elvebakken (Finnmark, Noruega)

Posted by on jul 20, 2014 in Atando Cabos | 3 comments

Cuatro días después de abandonar Pajala, aún en Suecia, os saludamos de nuevo desde 400 kilómetros más al norte, en el fiordo de Alta, la ciudad de las auroras boreales.

Tras tres etapas demoledoras, con 108, 122 y 112 kilómetros respectivamente y una lucha casi constante contra nubes de mosquitos trompeteros, concluimos que el cosmos nos ha agradecido el esfuerzo poniendo en nuestro camino renos en abundancia y paisajes espectaculares; gente inolvidable, como Inge y Sara, dos vendedoras de recuerdos Samis con las que nos entendimos aún no sabemos como; ríos en los que lavarnos y coger agua para beber; e incluso dos latas de cerveza, sin estrenar, al borde de la carretera, justo antes de cruzar la frontera noruega.

Para rematar, esta mañana hemos ido a preguntar por un camping que, según nos han dicho ellos ya no existe, justamente a Arne y Britt, que automáticamente nos han ofrecido una ducha y una cama en su casa. Además nos han preparado una deliciosa parrillada con carne y verduras, que después de la paliza que llevamos os podéis imaginar como ha entrado.

image

Según la guía que tenemos, nos quedan 160 kilómetros hasta Honnigsvag, y desde allí otros 70 para ir y volver de Cabo Norte. Según un cartel que hemos visto en la carretera serían unos 235 hasta nuestro objetivo. El Google Maps confirma el cartel. Sea como sea, hemos subido un nivel en estos días y esperamos, sin muchos agobios y planificando bien las etapas, llegar a los más de 71°N en los que Europa termina en la “noche” del próximo miércoles 23 de julio, si todo marcha sin problemas.

¿Habrá niebla? ¡Os lo contamos ya muy pronto!

Read More

Día 108: on the road again.

Día 108: on the road again.

Posted by on jul 16, 2014 in Atando Cabos | 1 comment

image

Pues efectivamente, somos gente de suerte: el cambio (de caja corta, y no larga como debería) ha llegado esta mañana. La patilla estaba bastante doblada también, y se ha roto al enderezarla; llevábamos una de repuesto cada uno, así que aunque la primera estaba también algo doblada, la segunda ha ido perfecta. Nos ha costado cerca de una hora dejar todo fino, ajustando la longitud de la cadena y el tornillo de tensión del muelle, pero ahora mismo funciona al 99%.

image

Continuando con nuestra racha de buena suerte, hoy en el supermercado nos han cobrado 110 kronken (nuestro apelativo cariñoso para las coronas suecas, o kronor), exactamente el efectivo que nos quedaba, en lugar de los 111 que costaba la compra. Lo dicho, que tenemos una flor en el culo.

Así que, aunque esto es muy bonito, con el río al lado y la bruma saliendo de él bajo el sol del amanecer (sobre las 00:30), mañana nos largamos hacia Muonio, donde esperamos pasar nuestra primera “noche” en Finlandia. Si nada se tuerce esperamos alcanzar Honningsvag el próximo día 24, aún a tiempo de ver el sol de medianoche sobre el mar (si la niebla no lo impide).

image

¿He dicho niebla? Con nuestra suerte… ¡Imposible!

Read More