Día 105: Pajala (Norrbotten, Suecia), ya dentro del Círculo Polar Ártico.

Esta vez sí que tenemos chicha: desde nuestra última aparición en el ciberdespacio nos hemos cruzado una caravana de coches clásicos, hemos visto por primera vez un reno y otro animal parecido, que pudiera ser que fuese un alce, aunque no estamos seguros; también ayer cruzamos, por fin, la línea del Círculo Polar Ártico, casi coincidiendo con nuestro paso por los 6.000km; la pasada noche nos han devorado los bichos (ya, ya, esto no es nuevo, pero como cada día son bichos diferentes no terminamos de acostumbrarnos). Y hoy nos preparamos para un descanso que no sabemos lo que durará en el camping de Pajala (pronúnciese Páiala), celebrando nuestra buena suerte:

image

Y esto de la suerte… ¿A qué viene? Pues viene a lo que veis en las siguientes fotografías:

image

image

Una china atascada en una roldana ha bloqueado la cadena, y entre eso y mi pedaleo el cambio ha quedado para el desguace, haciendo además saltar a aquella entre el piñón grande y los radios. Y aunque os parezca mentira sí, hemos tenido muy buena suerte, porque si me pongo a pensar en la de sitios y situaciones en las que esto mismo nos podría haber pasado (en medio de ninguna parte, viniendo del culo del mundo y camino a la nada, por ejemplo; lloviendo o hasta granizando; en un día de cuestas infernales…), y en las consecuencias que esa avería podría haber tenido (radios rotos por la cadena, cambio metido entre los radios con el correspondiente destrozo de rueda…), se me ponen los pelillos como escarpias. Y sin embargo, el cambio de Robusta ha fallecido a sólo trece kilómetros del final de una etapa de más de setenta, sin mucho desnivel, con tiempo seco y encima justo antes de un día de descanso, llegando a un pueblo más o menos (más bien menos, pero creo que servirá) grande.

Mañana, lunes, empezaremos a buscar la pieza; una tarea que puede volverse “complicadilla” por estas latitudes. Si aquí no la hay quizá podamos encargarla, o quizá coger un autobús hasta donde podamos comprarla; o puede que un avión; o hasta en el peor de los casos pedalear con una sola velocidad, si es que es posible hacerse con un cambio Shimano 9v de caja larga más hacia el norte y sin desviarnos de la ruta.

Lo que está claro es que no hay objetivo fácil, y que si los comienzos siempre son difíciles, los remates finales no lo son menos ¡Hasta la próxima emisión!

    3 Comments

  1. Los remates finales los vamos a convertir en fáciles manteniendo esa actitud optimista: la buena suerte la habéis buscado vosotros constantemente com vuestro buen hacer, desde el principio de hazaña. ¡BRAVO!

  2. Lo seguimos repitiendo, no hay NA que os pare, ni pedal ni cambio…..Ahora un aliciente mas, ¿como terminará lo del cambio?. Venga, que esperamos con expectación la solución. Y mientras tanto, tener unos días de vacaciones os vendrán bien para recuperar y relajarse. ¡No hay mal que x bien no venga!.

  3. Que grandes sois!! Menuda aventura llevais encima!! Esta resultando fantástico seguir vuestros progresos y las historias que os vais encontrando. Nos alegramos mucho de saber que ya estáis tan cerca. Animo con las ultimas etapas y tranquilos, una avería de cambio como esa no es nada para unas manos como las de Pepe!!! Muchos besos.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *