Día 106: N67°12’13.75″/E23°24’30.07″, preparando el ataque a la cumbre.

Como ya dijimos hace unos días, y corroboramos ayer, el final puede que sea lo más duro del viaje, así que hemos comenzado el día de descanso con un buen desayuno y nos hemos puesto al lío. Lo primero: planificar la compra.

image

Noruega es aproximadamente el doble de cara que Suecia, y en Finlandia vamos a pasar poco tiempo, así que intentaremos llevarnos de aquí toda la comida posible, y de paso gastar el efectivo en coronas suecas que nos queda.

A continuación nos hemos marchado a la tienda de bicis de aquí, que es más bien una ferretería gigante donde además de maquinaria agrícola y forestal de todo tipo, venden y arreglan motos, generalmente de campo, y alguna bicicleta. Resultado de la operación: la pieza estará aquí el jueves, con suerte el miércoles. También con suerte será un cambio Shimano Sora de caja larga, apto para la corona grande de 34 dientes que llevamos. Como somos gente de suerte, estamos convencidos de que podremos arrancar de nuevo el jueves a primera hora, como muy tarde, y encima parece ser que mañana lloverá por aquí, lo que nos llevará a ahorrarnos la paliza y matar dos pájaros de un tiro ¿Se puede ser más afortunado? De lo que nos cuesta la broma en coronas suecas ya hablamos otro día, que estamos en racha y no hay que gafarla…

Así que tenemos un par de días para disfrutar de las delicias de Pajala, junto al río Torne, un pueblo cultural lleno de tradiciones. Como la Pajala Marknad, que atrae a unos 30.000 visitantes y viene celebrándose desde 1.796. También hay diferentes concursos de pesca: el Laxfestivalen (festival del salmón) o el Harrensdag, la competición de pesca más larga del mundo. Durante el otoño, en la semana 39 de cada año, se organiza el Römppäviikko, evento cultural que nos evoca el recuerdo de los autobuses de Plan.

image

En Pajala vive Tore, como es conocida por los lugareños. Construida a partir de un viejo granero de Tarendo, esta lechuza de campanario mide dos metros y medio de alto, que sumados a los diez del pilar que la sustenta conforman una escultura formidable:

image

También aquí hemos encontrado el reloj/calendario solar más grande del mundo, que ocupa una plaza entera y, gracias al sol de medianoche, marca todas las horas durante los meses del verano:

image

image

Y mañana, si el tiempo no lo impide, tenemos pensado visitar los rápidos y la fundición de Kengis, muy cerca de donde nos alojamos.

¡Hala, a seguir esperando!

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *