Día 112: Elvebakken (Finnmark, Noruega)

Cuatro días después de abandonar Pajala, aún en Suecia, os saludamos de nuevo desde 400 kilómetros más al norte, en el fiordo de Alta, la ciudad de las auroras boreales.

Tras tres etapas demoledoras, con 108, 122 y 112 kilómetros respectivamente y una lucha casi constante contra nubes de mosquitos trompeteros, concluimos que el cosmos nos ha agradecido el esfuerzo poniendo en nuestro camino renos en abundancia y paisajes espectaculares; gente inolvidable, como Inge y Sara, dos vendedoras de recuerdos Samis con las que nos entendimos aún no sabemos como; ríos en los que lavarnos y coger agua para beber; e incluso dos latas de cerveza, sin estrenar, al borde de la carretera, justo antes de cruzar la frontera noruega.

Para rematar, esta mañana hemos ido a preguntar por un camping que, según nos han dicho ellos ya no existe, justamente a Arne y Britt, que automáticamente nos han ofrecido una ducha y una cama en su casa. Además nos han preparado una deliciosa parrillada con carne y verduras, que después de la paliza que llevamos os podéis imaginar como ha entrado.

image

Según la guía que tenemos, nos quedan 160 kilómetros hasta Honnigsvag, y desde allí otros 70 para ir y volver de Cabo Norte. Según un cartel que hemos visto en la carretera serían unos 235 hasta nuestro objetivo. El Google Maps confirma el cartel. Sea como sea, hemos subido un nivel en estos días y esperamos, sin muchos agobios y planificando bien las etapas, llegar a los más de 71°N en los que Europa termina en la “noche” del próximo miércoles 23 de julio, si todo marcha sin problemas.

¿Habrá niebla? ¡Os lo contamos ya muy pronto!

    3 Comments

  1. Que maravilla!!!!!!!!!. Siempre he estado segura de que en el mundo hay más gente buena de lo que nos imaginamos, ahora me alegra un montón que vosotros lo hayáis comprobado.
    Ánimo esto ya casi está.!!!!!!!!!!!
    Besos
    Por cierto……?NO HABRÁ NIEBLA.!

  2. Ducha, cama, parrillada de verduras y de carne ….. ¿Quién da más?. Eso de la flor en el culo se queda pequeño; ¡un jardín babilónico! es lo que tenéis, pero bueno, os lo merecéis, eso y mucho más. ¡Ánimo!, ya falta poco, lo tenéis al alcance. Pá

  3. Amino, duro es el camino del viajero, en buena compañía se hace más corto, con buenas gentes os cruzareis, que os cobijara en su umbral, os alimentan y cuidaran de la noche.
    Animo, duro es el camino, pero no os queda ná, disfrutar del camino, que os queda por llegar a nuestra meta, menos que ná.
    No vais solos, nos lleváis a todos juntos a vuestra meta.
    Animo, no queda ná.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *