Día 97: Nordmaling (Västerbotten, Suecia)

¡Dos días! ¡Dos días sin llover! Casi preferimos no decirlo muy alto, no sea que… Por lo demás, el reino de las sombras ha muerto: a las dos de la mañana no es de noche, sino una especie de atardecer con una zona roja en el cielo, señalando el norte.

Y poco más que contar, la verdad. El viaje a veces (aunque alguno, seguro, nos querrá pegar al leer esto) se puede volver un poco rutinario: te levantas, recoges el campamento, pedaleas un rato, haces la compra, pedaleas otro rato, paras a comer, pedaleas otro rato, pedaleas otro rato, pedaleas otro rato, buscas sitio para dormir, plantas la tienda, cenas, duermes y… así como con las natillas ¡repetimos!

Si todo se desarrolla normalmente, esperamos estar mañana por la noche en Robertsfors y parar allí, o un poco más arriba, a descansar un día, que acumular cansancio no es bueno. Ya os contaremos.

    4 Comments

  1. Pues qué quieres que te diga, como dicen en el pueblo, como te pille te “empumo” una “mispola” que te espabilo; yo aquí hago casi lo mismo; pura rutina: me levanto, desayuno, hago la cama, voy a los mandaos que me pide tu madre, etc., etc., etc..
    Estáis que lo alcanzáis; desde hace muchos días sois mis héroes: ilustres y famosos por vuestras hazañas y virtudes. Me siento muy orgulloso. Pá.

  2. Tio… solo tu te puedes quejar de la rutina del viaje jajajaja… si eres capaz de darte la vuelta porque ya te has aburrido…
    Rutina es levantarse de lunes a viernes a currar, volver a casa, ir a la compra, paseo con el enano, cena del niño, cena nuestra y ver la tele… asi todos los dias hasta el fin de semana jajaja… eso es rutina…
    Lo que necesitas es que se te aparezca un Oso y tengas que correr un poco jajajajaja…
    Un beso de los tres.

    • Juasssssss… Es que para que comentéis algo en el blog ya sólo me falta poner ¡SEXO GRATIS! Había que provocar ;-p

  3. Aunque no nos conocemos, el “pa” nos hace participe de vuestro viaje y me alegra ver que cambiasteis el tono de “todos los dias lo mismo” de los ultimos dias.
    No se si habran influido los coches aunque tambien pienso que son vuestros amigos y familiares dandoos animo.
    Os tenemos envidia sana, no solo por lo que estais viendo y viviendo sino por lo que transmitis.
    Por último, espero que no os aparezca el oso y si aparece enviarsela a Galicia a quien sabeis.
    Un cordial saludo
    J.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *