Día 99: Ånäset (Västerbotten, Suecia)

Bienvenidos de nuevo a… ¡Atando Cabos! ¡El reality show menos reality (y tampoco es que sea mucho show) de cuantos hayáis visto!

Hoy, transmitiendo desde la bonita localidad de Ånäset, donde estamos descansando por un día, hablamos de coches, chicas y Rock’n’Roll.

image

Y es que Suecia, a veces, es una especie de anacronismo en el que en los supermercados suenan Buddy Holly, Jerry Lee Lewis, Roy Orbison… y en el que por la calle te encuentras preciosidades como estas:

image

O como esta otra, no tan preciosidad pero de paseo por las calles de Umeå a quince por hora y cargada con cinco tiarrones luciendo patillas de hacha y sombreros tejanos, con Chuck Berry punteando la guitarra en la “cuatro pistas” (por no mencionar que todo el capó trasero iba pintado con la bandera confederada):

image

En general no me da tiempo a parar, sacar la cámara de la bolsa del manillar y hacer buenas fotos, pero los que gusten un poco de los cacharros que queman petróleo se harán una idea si les hablo de un Chevvy Bel Air o un Caddy Eldorado de finales de los 50, junto a otros Muscle Cars más modernos, como Mustangs, Camaros, Chargers, Barracudas, Roadrunners… También las enormes camionetas, generalmente Dodge Ram, pululan por doquier, junto a furgonetas como la del Equipo A y Hot Rods de todo tipo: desde los de pintura pulida a espejo y cromados relucientes hasta los más herrumbrosos Rats. Por supuesto, las carreteras están llenas de serpenteantes líneas de goma quemada, aquí: los tremendos V8s no perdonan. Os dejamos alguna foto más, para que lo vayáis flipando:

image

image

image

Pero no todo iba a ser americano. El coche probablemente más abundante sea, cómo no, el Volvo:

image

Desde los viejos 240 hasta los últimos “SUV”, los tenemos hasta en la sopa. Algún Saab se cuela, pero casi todos comparten, al menos, un par de faros supletorios como los que veis, en los que se podría cocinar fabada para veinticinco. Y no quiero olvidarme de los transformados, con chasis recortados y techos rebajados de altura, con mayor o menor fortuna. También hay por todas partes modelos clásicos de ambas marcas, generalmente cuidados con un mimo desmedido que los hace lucir como recién salidos de la línea de producción.

Para terminar, es importante aclarar que todo, o casi todo sueco que se precie de serlo tiene una granja enoooorme, con un pedazo de cobertizo lleno de herramientas en el que pasarse las largas noches de invierno dejando el coche “perita” para sacarlo a pasear en las no más cortas tardes de verano.

Y ya que hoy la cosa va de historia, no podemos irnos sin comentar que ayer dormimos en Sävar, lugar famoso por ser escenario de la batalla tras la cual Suecia perdió Finlandia ante Rusia. Por supuesto, hay un monumento conmemorativo del acontecimiento:

image

Y eso es todo por hoy, stay tuned for more Rock and Roll! ¡Ah! ¿Las chicas? Bueno, de las chicas ya os hablo otro día…

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *